Finalidad

¿Cuál es la finalidad del Movimiento?

El Movimiento de Cursillos anhela encontrar en todos los ambientes -- especialmente en los que están más alejados de la mentalidad cristiana -- unos núcleos de cristianos que transformarán poco a poco su ambiente por la fuerza de su testimonio.

Juan Pablo II hizo recordar este objetivo el día de la Ultreya Nacional de Italia, el 24 de noviembre de 1990 :

"He aquí su aporte dentro de la Iglesia : crear unos núcleos de creyentes que lleven el mensaje de salvación por todos lados, haciendo prevalecer el peso de su opinión no por imposición sino más bien por la fuerza de su testimonio".

La finalidad del MCC consiste en construir un mundo más fraterno, proclamando los valores del Evangelio, pero recordando que esto se hará antes que todo "por la fuerza del testimonio".

Por lo tanto la meta intermedia que persigue el MCC para alcanzar su finalidad, es hacer posible la vivencia de lo fundamental cristiano, o sea el Reino de Dios (IFMCC,120). El MCC propicia el encuentro con Dios a través de una vivencia personal y profunda, y proporciona el medio de ahondar esta vivencia dentro de una comunidad cristiana auténtica.De ahí la definición oficial que el MCC se dió desde el 1er Encuentro latinoamericano :

"Los Cursillos de Cristiandad (el MCC) son un Movimiento de Iglesia que, mediante  un método propio, posibilitan la vivencia y convivencia de lo fundamental cristiano, ayudan a descubrir y a realizar la vocación personal, y propician la creación de núcleos de cristianos que vayan fermentando de Evangelio los ambientes". (IFMCC, 75)